martes, 24 de noviembre de 2015

Rosquillas con máquina


Ayer ofertaron en Lidl la máquina para hacer rosquillas. Ellos la ofertan como una máquina para hacer donuts, pero en la verdadera receta de donuts, son una masa fermentada, como de bollo de leche, que va frita y después glaseada. Y con esta máquina, lo que se consigue es un horneado suave y rápido. Yo la tengo desde hace varios años y la había usado muy poco, ya que con la receta que viene en las instrucciones de la máquina, lo que se obtiene, son una especie de rosquillas, con textura de pancakes. Una cosa un poco rara, que a nosotros nunca nos gustó.
Sin embargo, al verla el otro día en el folleto, me decidí a investigar un poco, y descubrí una receta, que si que me gustó. Es una receta de bizcocho, que se cuece en este aparato y que yo varié un poco, para hacerlos a mi manera. Mi donutera es de 7 huecos, con lo que nos salen un poco mas pequeños que con la actual, ya que la que están vendiendo ahora es de 6 huecos. El número de huecos no es importante, lo único es que los mios serán mas pequeños y tardaran menos en cocer; lo que importa es el sabor, y ahí si que he acertado. Me salieron unas rosquillas muy tiernas y  con mucho sabor a naranja, ya que hice la glasa con zumo y azúcar en lugar de usar agua.
Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes:

110 g harina
75 g azúcar moreno
5 g impulsor
1 huevo
15 g mantequilla
95 ml leche
ralladura de naranja



Elaboración:


Ponemos el huevo con el azúcar y montamos bien con las varillas hasta que esté bien esponjoso.
Añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y la ralladura de naranja.
Incorporamos la leche y a continuación, tamizamos la harina y el impulsor. Mezclamos bien para que no se nos quede ningún grumo, y pasamos la mezcla a una manga pastelera, ya que con ella, nos será mas sencillo y limpio llenar los huecos de nuestra máquina.


Calentamos nuestra donutera, siguiendo las instrucciones del fabricante, En el caso de la que yo tengo, hay que engrasar los huecos y cuando esté caliente, rellenarlos hasta el borde, con cuidado de no sobrepasar el límite, ya que entonces, se sale del hueco y se quedan crudos.


Cerramos la tapadera y esperamos unos 3-4 minutos, y transcurrido este tiempo, la abrimos y con cuidado de no quemarnos, damos la vuelta a las rosquillas. Esto se hace para conseguir un color dorado en ambos lados, ya que la parte inferior, al estar mas tiempo en contacto con la plancha caliente, queda mas dorada y bonita. Y es por esa cara, por la que luego los bañaremos y presentaremos.

Para la glasa, preparamos el zumo de una naranja y mezclamos con azúcar glas hasta obtener algo parecido a una papilla espesa. 
Mojamos en la glasa la parte superior de la rosquilla y pasamos a una rejilla para que se sequen.


Una vez la glasa seca, pasamos a una bandeja de servir y listas para merendar. De esta receta se pueden hacer infinidad de versiones, solo es una receta de bizcocho básico en la que podéis sustituir la mantequilla por aceite, añadirle cacao, aromatizarlas con vainilla o limón, y después glasearlas con chocolate negro o blanco, adornarla con virutas de azúcar de colores, etc. Es cuestión de echarle imaginación. Así que, si habéis comprado la donutera, aquí tenéis una receta para triunfar con ella.




Como podéis observar en las fotos, quedan la mar de apetecibles y son muy sencillos y fáciles de realizar. A aquellos que la habéis comprado, o que como era mi caso, la teníais sin usar, aquí os dejo esta receta para que le deis el uso que se merece.
Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario