lunes, 29 de mayo de 2017

Coca de Llanda


Hoy os traigo un bizcocho típico de la Comunidad Valenciana, la coca de llanda que está hecho en una placa de horno, que en valenciano se llama llanda. Su forma es rectangular, y se trata de un bizcocho que sube mucho pero que es bastante espeso, con una masa compuesta de harina, huevos, aceite, azúcar y ralladura de limón. En algunos lugares típicamente se decora la superficie con un dibujo de cuadros hecho con azúcar que al cocer forman una costra dulce que le confiere un sabor muy rico a este dulce. Es muy sencillo de elaborar y además se puede congelar, ya cortado en porciones, con lo que podéis hacer un molde mas grande y congelar para ir sacando conforme os haga falta, ya que es muy húmedo y con estas temperaturas que estamos teniendo  al aproximarnos al verano, hay que consumirlo en unos 2 o 3 días. 

Ingredientes:

400 g harina (mitad blanca y mitad de espelta)
3 sobres dobles de gaseosilla
275 g azúcar moreno
3 huevos
200 ml aceite
250 ml leche
50 ml zumo de naranja
ralladura de limón y naranja

Elaboración:

Mezclamos el aceite con la leche, el zumo de naranja y una cucharada de zumo de limón y dejamos reposar 10 minutos.
Mezclamos el azúcar con los huevos y los batimos hasta que doblen de tamaño.
A la mezcla de huevos le añadimos los líquidos después del reposo.
Añadimos la harina y los sobres de gaseosilla y mezclamos bien.
Preparamos un molde rectangular, engrasándolo y forrándolo de papel de hornear.
Precalentamos el horno a 180ºC.
Vertemos en el molde y espolvoreamos con azúcar la superficie para hacer la costra mientras se va horneando.






Horneamos unos 40-45 minutos, bajando la temperatura a 170ºC si empieza a dorarse en exceso.
Sacamos del horno una vez cocido y dejamos templar en el molde antes de desmoldar. Una vez fuera el molde, esperamos a que este completamente frío antes de consumir.






En esta foto del corte se puede observar que en un bizcocho denso, no muy esponjoso, pero curiosamente, no es pesado.

Espero que os haya gustado, ya que es un dulce que se toma cercano a las fiestas de San Juan, pero que se puede elaborar en cualquier fecha y es muy apropiado para el cafelito de mediodía. Hasta la próxima.