lunes, 11 de diciembre de 2017

Citrus Madeleines


La semana pasada celebramos el cumpleaños de Eduardo y en lugar de hacer una tarta, como ya empezamos a tener dulces navideños, nos decidimos por estas pequeñas magdalenitas llamadas madeleines porque hemos llevado una semana con un gripazo que para que y no tenia tiempo ni ganas de hacer cosas muy complicadas, y este dulce me pareció muy cuqui y además, se hacen en un molde especial que tiene forma de conchas, y que en mi caso es un molde de silicona comprado en Lidl hace varios años y que no había usado hasta ahora. Podéis encontrar estos moldes en cualquier tienda especializada, o hacer magdalenas normales con esta receta. Se llaman citrus madeleines ya que van aromatizadas con naranja y les puse el chocolate en las puntas, para que fueran un poco mas especiales, que a pesar de nuestros gripazos y demás, estábamos celebrando el cumpleaños del jefe del fuerte.

Y ahora vamos con la receta. Esta semana intentaré subir la receta de unos roscos de naranja que son muy apropiados para estas fechas y la de unos mantecados con aceite de oliva. Ya veré si me da tiempo.

Ingredientes:
2 huevos
100 g azúcar
100 g harina
15 g impulsor
75 g mantequilla fundida
40 ml leche
10 g aceite girasol
ralladura de naranja
chocolate de cobertura para decorar

Elaboración:

Batimos los huevos con el azúcar hasta doblar de tamaño.
Incorporamos la leche, el aceite de girasol y la mantequilla y mezclamos hasta que esté homogénea la mezcla.
Añadimos la ralladura de naranja y la harina junto al impulsor. Batimos bien y dejamos reposar unos 10-15 minutos.
Calentamos el horno a 180ºC, y preparamos el molde de las madeleines.


El mio es de silicona y no es necesario engrasarlo previamente. Llenamos hasta cubrir el fondo y horneamos unos 10 minutos. Tened cuidado, ya que mi molde es pequeño y por eso se hicieron tan rápido, si el vuestro es mayor, requerirá mas tiempo de horneado.


Una vez fuera del horno y frías, fundimos chocolate de cobertura y las bañamos solo por la parte inferior y dejamos que se solidifique del todo el chocolate poniéndolas sobre una tabla de madera o la piedra de mármol.


Una vez el chocolate esté bien duro, las pasamos a un plato y ya podemos consumirlas. Son un dulce muy delicado y están deliciosas. Además se conservan bastante bien guardadas en una caja hermética.



Espero que os haya gustado esta receta y espero empezar con las especiales para Navidad en esta semana. Hasta la próxima.