lunes, 16 de julio de 2018

Torta de millo de Guitiriz (a mi manera)


Hoy, tras 10 días en los que he estado descansando del blog, pero no de vacaciones, volvemos a la carga con una receta gallega, esta vez típica de la provincia de Lugo, una torta de maíz o millo de Guitiriz. Realmente, es una versión de la receta que encontré en un blog, La Cocina de Frabisa,  muy completo, ya que no solo contiene recetas dulces, sino que también tiene un apartado dedicado a menús semanales, recetas gallegas y mas. Si queréis echarle un vistazo solo tenéis que pinchar sobre el nombre y os enlaza directamente con su pagina de inicio.
Esta torta de millo se elabora con manteca de vaca, pero como aquí es mas difícil de encontrar, la he hecho con mantequilla y he de decir que esta muy rica. Es un bizcocho mas seco de lo normal, por la harina de maíz (que no es maicena), pero esta muy rico con leche y además, si os queda, aguanta muy bien 2-3 días en una caja de lata.
Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes: (para un molde de 15 cm de diámetro)

65 g harina de maíz (no maicena)
75 g harina de trigo
3 huevos medianos
115 g azúcar
5 g impulsor
100 g mantequilla
Aroma opcional (yo añadí ralladura de limón)

Elaboración:

Separa las claras de las yemas y bate las claras a punto de nieve y reserva.
En una batidora, bate la mantequilla  con el azúcar hasta que estén bien mezcladas.
Añade de una en una las yemas, integrando bien cada una de ellas antes de añadir la siguiente.
Incorpora las harinas y el impulsor y mezcla con ayuda de unas varillas.
Incorpora las claras a punto de nieve con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes para que no se nos bajen.


Precalentamos el horno a 170ºC y preparamos el molde, engrasándolo y cubriendo de papel de hornear la base. Vertemos la masa en el molde.


Horneamos a 170ºC unos 10-15 minutos, y cuando empiece a dorar la superficie, bajamos la temperatura a 150ºC y dejamos hornear otros 15-20, o hasta que esté listo. 
Sacamos del horno, pero hay que esperar hasta que este casi frío para desmoldar, ya que se nos puede romper.


Una vez bien frío, pasamos a un plato de servir y espolvoreamos con azúcar glas. Y ya está listo para merendar.
Espero que os gusten estas recetas gallegas que hemos hecho para el blog, ya que, debido a que Edu vive ahora por esas tierras, estamos intentando elaborar aquellos platos que hemos probado allí y nos han gustado. Hasta la próxima.