domingo, 19 de febrero de 2017

Mechouia


En el reto de Cocinas del Mundo del mes de febrero nos vamos de viaje a Túnez, país norte africano situado a orillas del Mar Mediterráneo. Es el país más pequeño del Magreb, ubicado entre la cordillera montañosa del Atlas y el mar Mediterráneo. Y como país eminentemente mediterráneo, su gastronomía se fundamenta en el uso de verduras, carne de oveja y buey y pescados en las zonas costeras, siendo mas rica y variada que la de sus vecinos del Magreb.
Los alimentos empleados en la cocina tradicional tunecina están marcados por las normas halal del Islám, por esta razón no se come el cerdo. El más afamado y común de los ingrediente es el Cuscús. Como condimento se suele utilizar la pasta harîssa y  el Chermoula como un ingrediente básico para marinar pescados. El empleo de la menta en platos con carne es muy pronunciado en la cocina del Magreb, siendo además predominante en Túnez. 
El instrumento común a las cocinas del Magreb, y como no, en Túnez, es el tajín omnipresente en todos las comedores, restaurantes y lugares de comida.
El apartado de postres y pastas merece un capítulo independiente, ya que la gastronomía magrebí y por ende, la tunecina es muy rica y variada en la preparación de pastas elaboradas con dátiles, piñones, almendras y miel. A mi particularmente, no me gustan en demasía estas pastas, ya que son excesivamente dulces, por lo que finalmente me decidí por un plato salado, que utiliza horno, y que a pesar de ser una ensalada, se toma templada, y es un acompañamiento rico, fácil de preparar y muy vistoso.
Y ahora vamos con la elaboración.

Ingredientes:

2 tomates grandes
2 pimientos grandes para asar
1 cucharadita de harissa
2 huevos cocidos
cilantro fresco
zumo de 1 limón
aceite de oliva virgen extra
sal y pimienta

Elaboración:


En primer lugar ponemos los tomates y los pimientos bien lavados en una fuente de horno y los asamos a 180ºC unos 30-40 minutos.
Una vez asados, los sacamos del horno y dejamos que se templen antes de pelarlos. Mientras se templan, cocemos los huevos, los pelamos, los cortamos en cuñas y reservamos.
Pelamos los tomates y los pimientos y los cortamos en tiras y después en cuadraditos y ponemos en una fuente.
Mezclamos bien y procedemos a aliñar la ensalada.
Añadimos la harissa, sal, pimienta, el cilantro bien picado y el zumo de limón, y mezclamos bien.
Pasamos a la fuente de servir y adornamos con las cuñas de huevo que habíamos reservado. Y ya esta lista para comer.





Es una ensalada de verduras muy versátil, ya que si le añadís un par de latas de atún y unas aceitunas negras, bien puede pasar por un plato único en verano, que se comen platos mas frescos y poco elaborados. Espero que os haya gustado este viaje culinario a Túnez y deseando preparar las maletas para el próximo viaje de Cocinas del Mundo. Hasta la próxima.