martes, 16 de enero de 2018

Menestra Palentina


Hoy me incorporo de nuevo al blog, que ha estado casi de vacaciones; a pesar de que en Navidad en la cocina se trabaja el doble; con una nueva vuelta de tuerca al blog, y es la de incorporar recetas saladas, elaboradas con ingredientes de temporada y que solemos tomar en casa. Por supuesto que seguiremos con los dulces, pero quería compartir estas recetas sencillas con un pequeño twist que las hace mas apetecibles.
Y empezamos con la menestra palentina, un plato muy rico y sano, lleno de verduritas de temporada y que a pesar de ser un pelín trabajoso, no es complicado y en estos días que queremos comer calentito y no muy pesado, es un plato que recomiendo.
Esta menestra la probamos por vez primera en noviembre de 2014 cuando fuimos a visitar a Edu a Palencia, cuidad a la que se trasladó a vivir durante dos años debido al deporte. En nuestra primera visita comimos en un restaurante y uno de sus platos era esta menestra que nos comentaron que era diferente a la que se elaboraba en otros lugares y desde que la probé, cada vez que subimos a visitarlo, la pedí allí donde íbamos a comer. Me encantó la textura de las verduras, el saborcito del caldo, en definitiva, nos gustó tanto que la incorporamos a nuestro recetario de invierno. Y además nosotros la hacemos en dos versiones, con jamoncito y con bacalao, que también queda muy rica. Y ahora vamos con la receta.

Ingredientes:

200 g judías verdes redondas
200 g alcachofas (solo el corazón)
250 g flores de coliflor
250 g flores de brócoli
200 g espinacas
2 zanahorias
100 g guisantes
1 cebolla
150 g taquitos de jamón
aceite, sal
huevo y harina para rebozar
1,5 l caldo de verduras

Elaboración:

En primer lugar limpiamos toda la verdura, cortamos las zanahorias en bastones y la cebolla muy pequeñita y la reservamos.
Cocemos individualmente las verduras con un poco de sal,  a excepcion de la cebolla, los guisantes y las espinacas. Escurrimos y reservamos.
Rehogamos las espinacas con un poco de sal y reservamos.
Preparamos una masa para rebozar con harina, huevo y agua fría, que no quede muy espesa y preparamos una sartén con aceite y un plato cubierto con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite de la verdura frita.
Empezamos con las alcachofas, las rebozamos y las freímos hasta que nos queden doradas. Continuamos con las zanahorias, las flores de coliflor y brócoli, las judías y las espinacas. Y conforme vayamos terminando de freír, las ponemos sobre la bandeja con el papel para que no queden muy aceitosas.


Una vez tengamos toda la verdura lista, empezamos la parte mas fácil, la preparación del guiso. Me he comprado una de esas de hierro fundido y estoy muy contenta. La mía es de Lidl, y hace unas comidas de 10. Ponemos un poco de aceite y rehogamos la cebolla hasta que esté bien blandita, con cuidado de  que no se nos queme.


Le añadimos los guisantes y el jamón y rehogamos otro poco. No añadimos sal, ya que al usar jamón y el caldo, que en mi caso era casero de cocido, es mejor rectificar a posteriori.
Añadimos el caldo y dejamos que rompa a hervir.



Una vez este hirviendo, incorporamos la verdura rebozada y dejamos unos 5 minutos sin mover en exceso, es preferible agitar un poco la olla, para que la verdura coja calor y suelte un poco del rebozado, haciendo que espese ligeramente el caldo. Rectificamos de sal si fuera necesario, y ya esta lista para servir.





Es verdad que es un plato trabajoso pero no es difícil y una vez que pruebas esta menestra te conquista para siempre. Espero que os haya gustado y hasta la próxima.