martes, 28 de enero de 2014

Pasta quebrada azucarada


¿ Que os parecen mis "niños"?. Para ser los primeros, y haberlos hecho con prisa, no están mal del todo. La verdad, es que quedaron la mar de graciosos y aproveché que tenía ganas de hacer esta pasta para probar estas decoraciones.


Estas decoraciones son las que hizo Mar, mi hija. Le voy inculcando el gusanillo y ya casi mejora el original.

Esta pasta es muy apropiada para tartas y empanadas dulces, aunque también se utiliza para galletas. Es muy similar a otras recetas, pero lleva mayor proporción de mantequilla, lo que las hace muy crujientes y suaves. Y ahora, la receta.

Ingredientes:

250 g harina
200 g mantequilla
1 huevo
Pizca de sal
100 g azúcar glas






Elaboración:

En el bol de la batidora ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y la esponjamos. Añadimos la harina, el huevo y la pizca de sal y mezclamos bien.
Se va incorporando el azúcar glas tamizado, de poco en poco, con objeto de integrarlo bien y, por supuesto, de no poner la cocina como unos zorros. El azúcar en polvo es muy pegajoso y se escapa de todos sitios.
Amasamos bien y estiramos como siempre, sobre un papel de hornear y usando como guia los palillos chinos.
Pasamos a la nevera y enfriamos unas dos horas.
Precalentamos el horno a 170ºC y cortamos la masas con un cortapastas. Yo utilicé uno redondo, pero cualquiera viene bien.
Poner las galletas en la bandeja y hornear unos 10 minutos hasta que estén doradas.
Sacar del horno y poner sobre una bandeja para enfriarlas. Hay que tener mucho cuidado, porque es una pasta muy frágil y se rompen con facilidad. Pero esto no es problema ya que así podemos probarlas antes de adornar.


Para adornarlas esta vez usamos fondant de colores, pero también podéis espolvorearlas con azúcar glas y comerlas tal cual.
Espero que os hayan gustado las decoraciones, tanto las mias como las de Mar. Somos un buen tandem.






Bueno, ahora que tengo los "niños" en la camita, a pensar que haré el próximo día. Como el domingo es el cumple de mi madre, ya estoy maquinando la tarta. Ya os contaré. Hasta la próxima.

domingo, 19 de enero de 2014

Galette de rois




Esta receta es de Francia y se toma el día de reyes, de la misma manera que nosotros nos tomamos el roscón. Yo la vi hacer el otro día en el nuevo programa de  cuatro, "Deja sitio para el postre". Es sencilla de hacer, pero no seguí la receta de Torreblanca, yo he hecho la crema del relleno como a mi me gusta y me ha salido menos densa que en el programa. Por supuesto, la del programa también estaría muy rica, pero la mía está ligera y suave. 
El hojaldre de la masa lo he comprado de Eroski. Yo suelo comprar de hojaldre en Lidl, pero es rectangular y para esta receta es mejor usar uno redondo. Me gustan los dos, ya que suben mucho y de sabor, desde mi punto de vista, son de los mejores. He usado dos planchas.
El relleno es una mezcla de crema pastelera con una crema de almendra. Solo se cocina la crema pastelera, ya que la de almendra va en crudo y se cuece al hornear.

Ingredientes (crema pastelera):

250 ml leche
1 huevo
15 g maicena
50 g azúcar
1 vaina de vainilla 










Elaboración:

Poner la leche (reservando un poquito) en un cazo con la vainilla y calentar hasta casi hervir. Tapar y dejar templar.  Sacar la vainilla y rasparla, dejando las semillas en la leche.
Poner el huevo, el resto de leche con la maicena y el huevo y mezclar bien. Añadirlo sobre la leche templada y mezclar bien. Poner de nuevo a fuego lento y espesar sin dejar de mover, para que no se nos pegue. Reservar hasta que esté a temperatura ambiente.


Ingredientes (crema almendras):

150 g harina de almendra
2 huevos
60 g azúcar
50 g mantequilla







Elaboración:

Batir los huevos, añadir el azúcar y la harina de almendra y la mantequilla en pomada y a temperatura ambiente. Mezclar bien.


Cuando la crema pastelera esté a temperatura ambiente, mezclar ambas crema.


Ahora preparamos el hojaldre. Ponemos una base sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear.


Ponemos la crema en una manga y la dosificamos sobre la base de forma circular. El hacerlo con una manga es para que salga mas parejo, pero se puede hacer con ayuda de una cuchara.


Cubrimos con la otra placa de hojaldre y sellamos los bordes. Pintamos con huevo y reservamos en la nevera unos 30 minutos.


Calentar el horno a 170°C y hornear la torta hasta que este dorada. Se puede servir templada o fria. 


Espero que os guste y la hagáis. Aunque ya se han ido los reyes, como son costumbres de otros países, debemos probarlas para cuando llegue la fecha en cuestión.
Ahora estoy haciendo las entradas desde una tablet que mi hermana y cuñado nos han regalado para reyes. Me cuesta un trabajito, pero ya me voy acostumbrando. Las fotos también son desde la tablet. Espero que sean mejores.
Bueno y me despido ya, en principio hasta la semana que viene, pero lo mismo cae algo durante la semana. Hasta pronto.

viernes, 17 de enero de 2014

Crumble de manzana


Como he estado de exámenes de vuelta de vacaciones, no he podido colgar nada. Además, como aun nos quedan productos navideños había que darle descanso al horno.
Pero empezamos enero y volvemos a las elaboraciones. Esta vez es un Crumble de manzana. Es un especie de pastel que se hace a la inversa la fruta debajo y la masa encima y es como un desmigado de masa quebrada con manzana caramelizada. Esta muy bueno si se come templado. En países anglosajones, donde es muy típico, se toma con helado de vainilla. Se suele hacer con manzanas golden, pero sale rico con casi cualquier manzana que esté un poco pocha. Es un postre de aprovechamiento, ya que cuando las manzanas se empiezan a arrugar y ya no están crujientes, se pueden aprovechar para una tarta o para este crumble, que es mas fácil de hacer.

Ingredientes (fruta):
700 g manzanas en cuartos
75 g azúcar morena
5 g canela






Elaboración:
Mezclamos bien la fruta con el azúcar moreno y la canela y ponemos en una fuente de horno.


Ingredientes (masa):
100 g harina
75 g mantequilla
75 g azúcar blanquilla

Elaboración:
Mezclamos en la amasadora los ingredientes de forma que se nos queden unas migas . Ponemos estas migas sobre las manzanas y lo llevamos al horno a 170°C hasta que se nos dore la superficie. Sacamos del horno y servimos templado. Si nos queda algo, podemos calentarlo en el microondas un poco para templarlo, ya que esta mucho mas rico.
Espero que lo hagáis. Procuraré hacer una entrada a la semana, aunque seguro, que algunas semanas, caerá alguna elaboración mas.




Hasta la próxima


jueves, 2 de enero de 2014

Roscon de Reyes


Ya se que estamos aun con la resaca de Nochevieja, que los dulces típicos empiezan a salirnos por la orejas y que con los restos de Navidad y Año Nuevo podríamos comer casi el mes de enero, pero que se le va a hacer. Llega la fiesta de Reyes y no valen polvorones, ni roscos ni turrones, lo que se lleva ahora es el Roscón. Y para que tengáis tiempo para hacerlo, os traigo mi receta. Quizás haya otras recetas que también estén muy ricas, pero la que yo utilizo es una mezcla entre brioche y bollo de naranja que sale muy rica y no es muy difícil de elaborar.
Lo mas complicado es la elaboración de la esponja, pero siguiendo los pasos, no tiene porque tener mayor dificultad. Yo suelo poner la esponja en el agua mientras comienzo el amasado del resto de los ingredientes. De esta manera, se aprovecha el tiempo y ninguna de las dos masas está parada mucho tiempo.
Las cantidades son para un roscón medianito, como el de la foto (unos 28 cm de diámetro tras el horneado), si lo queréis mas grande solo tenéis que aumentar las cantidades de la receta de modo proporcional.

Para la esponja:

Ingredientes:

35 ml leche
2 g levadura seca
4 g azúcar
65 g harina








Elaboración:

Antes de empezar, ponemos una olla grande con agua al fuego y justo cuando va a empezar a hervir, se apaga y se tapa.
Ponemos los ingredientes juntos y amasamos hasta que se nos quede una pequeña bola de masa. Si estuviera pegajosa, le añadís un poco de harina, pero con cuidado, porque no debe quedar muy dura.


Ahora, cogemos esta bola y la ponemos en la olla de agua caliente. Debe estar templada, o sea, que al meter los dedos notemos la temperatura, pero que no nos queme.


La dejamos en el agua hasta que flote. Yo la muevo un poco ya que a veces se pega al fondo. Justo cuando empieza a flotar, es cuando está lista para usar y la sacamos del agua.


Para la masa principal:

Ingredientes:

30 ml leche
35 g mantequilla
1 huevo
4 g levadura seca
15 g agua azahar
225 g harina
60 g azúcar
ralladura de naranja




Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes a temperatura ambiente (esto es muy importante) en el bol de la batidora y comenzamos a amasar. Mientras estaremos esperando que la esponja suba en la olla.
Hacia la mitad del amasado, añadimos la esponja y continuamos amasando hasta que tengamos una masa lisa y homogénea, que se despegue de las manos y no sea muy dura. 
La pasamos a un cuenco engrasado con aceite, tapamos con papel film y dejamos que doble en en lugar cálido. Yo suelo ponerla en el comedor ya que le da el solecito, pero hoy estaba el día nublado, así que ha tocado esperar el doble de tiempo.



Una vez doble su tamaño, la desgasificamos un poco y formamos el roscón sobre la bandeja donde se horneará. Procuraremos que el agujero nos quede centrado y si quereis poner una sorpresa, ahora es el momento. Yo le he puesto un elefante de malaquita envuento en papel de aluminio. 
Para mantener el agujero central (yo hasta ahora lo perdia en la fermentación), vi en internet que le ponian un aro metalico de montaje engrasado y parece haber dado resultado.


Entonces se deja que doble otra vez de tamaño. Esta vez he tenido que volver a usar la lámpara de infrarrojos, ya que hoy hacia mucho frío.


Una vez doblado, se le retira el aro y se pinta con huevo batido. Esto hay que hacerlo con mucho cuidado para que no se baje. Entonces llega el momento del adorno con frutas escarchadas y azúcar húmedo (azúcar y unas gotas de agua).


Horneamos a 180ºC (si empieza a dorarse en exceso, bajáis el horno a 160ºC) unos 20 minutos.
Lo sacáis y esperáis hasta que se enfríe un poco para pasarlo a una bandeja hasta que esté frío del todo.
Se puede tomar tal cual,pero si os gusta, podéis abrirlo por la mitad y rellenarlo de nata, trufa, crema pastelera; en fin, como os guste.
Yo lo prefiero solo, pero sobre gustos...



Animaros, que no es difícil y el resultado es muy bueno. Nada que envidiar con los de las confiterías.
Hasta la próxima.