domingo, 1 de diciembre de 2013

Roscos de vino


Ya estamos en diciembre y como antesala de la Navidad, voy a empezar a elaborar productos típicos de estas fechas, y aunque ya hice las hojaldrinas, se puede decir que con los roscos de vino se da el pistoletazo de salida a las elaboraciones de estas fechas, que espero se termine con el Roscón de Reyes.
Pero vamos a ir de poco en poco, no sea que nos empachemos.

Ingredientes:

500 g harina
250 ml aceite oliva virgen extra
125 ml vino blanco
20 g matalauva
1 cascara limón
azúcar





Elaboración:

En primer lugar calentar el aceite con la cáscara de limón y cuando hierva, apartarlo y añadir la matalauva. Tapar y dejar infusionar unos 10 minutos. Transcurrido este tiempo, colarlo y añadirlo sobre la harina. Se puede dejar la matalauva en el aceite si os gusta encontrarla en los roscos, pero quedan mas finos sin ella. De todas formas es cuestión de gustos. Hay que tener cuidado ya que el aceite aun está caliente, por lo que se mueve con ayuda de una lengua o espátula. Reposar hasta que esté tibio.
Añadir el vino blanco y mover bien hasta que la masa sea homogénea y se despegue de las manos. Dejadla reposar unos 10 minutos. Yo aprovecho y enciendo el horno durante este reposo y cuando está listo, comienzo a hacer los roscos.

Prepara una bandeja de horno con papel y formar bolitas pequeñas a las que se le hace un agujero en el centro (del tamaño de donettes) y se ponen sobre el papel. Hornear a 170ºC durante unos 20 minutos. Hay que tener en cuenta que estos roscos no se tuestan mucho, pero a veces, dependiendo del horno o del tamaño, quizás sea necesario aumentar el tiempo de horneado.


Cuando los sacamos del horno, y en caliente, pasar por azúcar y poner en una bandeja hasta que se enfríen. Aguantan mucho tiempo en cajas de lata, con lo que se puede hacer cantidad ya que ni se ponen duros ni se estropean.
A hacerlos y a disfrutarlos. Esta misma receta se puede hacer sustituyendo el vino por anís. También quedan muy ricos y estos, además, se pueden bañar en caliente en una mezcla de agua y anís, a partes iguales, y después emborrizar en azúcar. Tienen mas sabor a anís. Para quien le guste.




Hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario