domingo, 14 de febrero de 2016

Galletas de centeno y avena


Después de un par de semanas con muffins volvemos a las galletas, en este caso unas galletas muy especiales ya que están elaboradas con aceite de oliva y harina de centeno y avena, lo que las hace muy ricas en fibra. Son saciantes y muy sanas, no podemos pedir a unas galletas. Quizás un poco de chocolate no les vendrían mal, pero yo las he abierto y tal como veis en la foto, me las tomé con mermelada de uva y mango, una autentica delicia. Estas mermeladas son caseras y elaboradas por mis amigos Rafa y Antonio de Casa de Avío. Son unas mermeladas caseras diferentes, con sabores muy originales elaboradas en Almería. Visitad su página web en el enlace que os dejo y echad un vistazo a sus elaboraciones, no solo tienen mermeladas, también elaboran aceites aromatizados, compotas, jaleas, dulces caseros etc. Merece la pena una visita a su página y perderse entre todo lo que ofrecen, intentando decidir que probar primero. Sus elaboraciones son exquisitas y con unas mezclas sorprendentes, no dejéis de probarlas. En esa misma página podéis realizar los pedidos o informaros de los puntos de venta.
Y ahora vamos con las galletas de esta semana.

Con estas cantidades han salido 24 galletas que oscilan entre 20-25 gr, las cuales nos aportan 90 Kcal por unidad y 425 Kcal/100 gr.

Ingredientes:
80 g aceite oliva suave
150 g azúcar moreno
1 huevo
110 g harina de centeno
60 g harina de trigo
55 g avena en copos
5 g levadura química
Ralladura de naranja
Zumo de media naranja



Elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC.
Ponemos en un bol todos los líquidos y mezclamos bien.
Añadimos el azúcar y la ralladura de naranja.
Incorporamos las harinas y la levadura y mezclamos bien. Añadimos la avena y se nos tiene que quedar una masa un poco pegajosa. 
Formamos bolas con las manos de unos 20-25 g de peso. Nos enharinamos las manos para ayudarnos a formar las galletas y ponemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear.




Ponemos en el horno unos 15-20 minutos, teniendo cuidado de que no se nos doren demasiado. Al ser galletas con harina de centeno y ser esta harina de color oscuro, la masa es mas oscura de lo normal, por lo que hay que vigilarlas para evitar que se nos pasen en el horno. Una pista de que están horneadas se puede apreciar en la superficie de las galletas, ya que se cuartean un poco cuando están listas.


Una vez horneadas, las pasamos a una rejilla y dejamos que se enfrien  del todo antes de guardarlas en una caja metálica donde las podemos conservar. Quedan crujientes por el borde y blanditas en el interior, una verdadera delicia.





Os animo a que las preparéis, si no con harina de centeno, con harina integral. Son muy sanas y muy ricas en fibra. Además son fáciles de hacer y se conservan durante mucho tiempo bien guardadas en una caja hermética. Y como ligera indulgencia para el café son una delicia. Ya os contaré los retos a los que me he apuntado este mes. Voy a participar en el reto Alfabeto Dulce y en el reto Bake the World, por supuesto también en el de Cooking the Chef. Os iré dando pistas. Hasta la próxima.

2 comentarios: